Pensar en una oficina no accesible a los medios electrónicos y a las redes de voz y datos hoy en día no es concebible. Por pocas que sean las necesidades, todos los puestos de trabajo acceden de alguna u otra forma a estos útiles. Es necesaria una electrificación de los muebles de oficina para realizar las tareas diarias actuales.

Ordenadores, lámparas, teléfonos, tablets, faxes, impresoras, etc.. Una larga lista que en las últimas décadas ha cambiado la fisonomía de la oficina. El diseño y proyección del mobiliario hoy tiene muy en cuenta facilitar y flexibilizar la accesibilidad a estos “compañeros de trabajo”.

Pasa cables, tableros deslizantes, bandejas para la conducción del cableado, columnas metálicas, enchufes con toma de datos, schukos, etc…