Trabajar en casa no significa que tengas que olvidarte de un ambiente profesional o productivo.

Aunque pueda parecer un reto, para separar la oficina en casa “home office”, del resto del área habitable, sólo se necesita darle al asunto un poco de tiempo, reflexión, y creatividad.